• JTF

Barcelona: Una Ciudad Bajo La Brisa del Mar (Spanish Version)


Barcelona hoy es dinámica, artística y una ciudad playera que rivaliza con cualquiera de sus contrapartes mediterráneas. Sin embargo, la divertida y alegre Barcelona (Barna como los españoles y locales a menudo la apodan) no llegó a existir hasta 1992. Fue entonces cuando los juegos olímpicos trajeron tanto reconocimiento internacional como una tremenda inversión en infraestructura que la Meca turística de hoy en día todavía cosecha beneficios desde.

Barcelona es quizás uno de los únicos éxitos financieros exentos de la maldición financiera olímpica. El tiempo también ayudó a Barcelona, ​​ya que se benefició de los generosos fondos de la UE que fluían a España en ese momento. Haciéndola un poster del nuevo y mejorado bloque europeo.

Sin embargo, la suerte de la ciudad para encontrarse en el momento adecuado pare el desarrollo urbano no se limita a su última iteración. Mientras que su barrio gótico medieval (uno de los favoritos de los turistas) es un recordatorio de la naturaleza estancada del puerto durante varios siglos; uno en el que la ciudad literalmente se estaba sofocando dentro de sus muros. La próxima iteración de Barcelona construida sobre la demolición de esas paredes, hizo de la ciudad un ejemplo de diseño urbano y verá a su hijo mas famoso (Antoni Gaudí) alcanzar el reconocimiento mundial. La ciudad tomará una nueva dirección estética y cultural con la llegada de la inmigración francesa y el movimiento Nouveau del que Gaudi se inspiró, y revolucionará al mismo tiempo.


Barcelona no es ajena a ser el centro de actividades o artistas influyentes a nivel mundial. Picasso y Gaudí son solo dos de los residentes más reconocidos de la ciudad, pero muchos más abundan tanto en su historia como en la metrópoli contemporánea. Eventos como la expedición de Cristóbal Colón para descubrir una nueva ruta a la India o los Juegos Olímpicos son solo dos ejemplos de una ciudad empapada de eventos históricos y del sol del Mediterráneo. Con los asentamientos que datan de la época romana, su influencia cultural, política y económica se remonta a siglos atrás y está viva hoy.

Barcelona está en el centro de Cataluña; Es esta identidad nacional distinta la que influye el paisaje cultural y ha creado algunos eventos increíblemente difíciles en su historia. Culminando recientemente con la opresión política del gobierno español para evitar un referéndum que finalmente liberaría a Cataluña y Barcelona de una España forjada hace más de 5 siglos por los reinos de Castilla y Aragón. Caminando por cualquiera de sus calles, la tensión política entre una España unificada y la identidad nacional distintiva de Cataluña es palpable.

Las banderas que claman por la independencia y los lazos amarillos que exigen la liberación de los presos políticos hacen que sea una exhibición poderosa y visual de la disonancia entre Cataluña como providencia y estado independiente. Aunque el español se habla ampliamente, los signos y mensajes en Barcelona se presenta tanto en español como en catalán. La mayoría de sus residentes se sienten más catalanes y europeos que españoles.


Tal vez sea la prominencia política y la influencia económica lo que reforzó la identidad nacional única del área. A finales de 1800, entre el casco antiguo de Barcelona y el elegante barrio de Gràcia. Una revolución burguesa se estaba gestando dentro de las mansiones que todavía se alinean en los bulevares del prestigioso Passeig de Gràcia. Mientras los residentes del sur del Mediterráneo (Francia, en particular) buscaban refugio de la epidemia de filoxera que estaba afectando a la industria del vino en Europa. Los nuevos magnates industriales comenzaban a redefinir la dinámica de poder de la sociedad en el mundo y en Barcelona. Tanto chocando como desarrollando una mezcla única de expansión urbana rica y de clase trabajadora.

Desde la playa en una línea directa hacia el interior, el puerto, flanqueado por Montjuic (con castillo y fortaleza en lo alto) da la bienvenida al barrio gótico que se conecta con una serie de corredores urbanos con forma de hexágonos. Es un diseño de cuadrícula similar al de otros centros urbanos como Manhattan, una ciudad que también está experimentando un tremendo crecimiento en ese momento. Con su nuevo diseño urbano, Barcelona se identificó mejor con otras metrópolis industriales del mundo moderno que con las capitales clásicas del norte y el este.


Confinada esta vez por muros naturales, Barcelona alcanzó los límites de su expansion en las colinas que la rodean. Los corredores industriales se expandieron hacia el lado del barrio gótico y a lo largo de la costa, trayendo contaminación y población a la ciudad. El auge financiero de la revolución industrial vería su fin con el colapso de los sistemas económicos y políticos en la primera mitad del siglo XX. Barcelona sufrió ataques de guerra, aunque los efectos financieros fueron más devastadores durante la primera mitad del período. Culminando con una opresión política de puño de hierro después del surgimiento de la dictadura de Franco al final de la guerra civil española.

Hoy, Barcelona está experimentando un resurgimiento, tanto cultural como financiero. Aprendiendo de la explosion expansiva que el auge del turismo trajo en los años 90 y 00, y atrayendo nuevos sectores industriales como la tecnología y las finanzas. La ciudad ha optado por avanzar una vez más, redefiniendo su paisaje urbano y aportando nuevas ideas a todo el mundo. En ninguna parte es esto más notable que en la red ciclista ahora expansiva y la creación de nuevas "Islas" de desarrollo dentro de la ciudad.


Estos desarrollos urbanísticos planificados están diseñados para renovar y gentrificar algunos de los corredores industriales abandonados hace mucho tiempo en la ciudad. Creando una experiencia única en Barcelona, una que incluye transporte, ya que la ciudad ahora se experimenta mejor en bicicleta que a pie o en metro.

Mientras que España como país aún se tambalea por el daño causado por la última recesión, el futuro de Barcelona se ve brillante como el sol que habita sobre la costa. Es un posicionamiento único y con vistas al futuro.

Este movimiento urbano hace que la ciudad se destaque una vez más política, cultural y ahora financieramente de sus contrapartes, haciendo de Barcelona algo único. Desde columnas romanas hasta locales hipster que venden tostadas con aguacate. Una comunidad diversa y vibrante que tiene algo para todos está buscando viajeros para llamar a Barcelona su destino, hogar o aventura.