• JTF

Madrid: Imperial, Moderna y Simple (Spanish Version)

Updated: Aug 25, 2019

Madrid recibe a los viajeros con brazos abiertos, su cálido abrazo es tierno, como si supiera que necesitan desesperadamente de su calor. Es difícil de describir o categorizar con mayor precisión lo que es Madrid. Ella ha usado muchos trajes diferentes; y como muchos de nosotros, guarda con nostalgia cada una de las piezas que alguna vez significaron algo para ella.


La ciudad es imperial, moderna, simple y envejecida. Su gente se refleja en ella; son cálidos, con un aire de sofisticación y tierna simplicidad que solo puede describirse como inocencia. Sin embargo, han conocido las dificultades desde Franco hasta la crisis de la ultima recesión.

Perfectos extraños ofrecen sus mejores consejos y, si se ven otra vez, lo verifican como lo harían con un hermano pequeño. Las calles de Madrid están llenas de sonidos y al mismo tiempo son silenciosas con serenidad en cada cafetería y restaurante. A cada paso, las estrechas calles empedradas están llenas de balcones donde los vecinos pueden tocar a mano si las extienden entre ellos.

A pesar de que los efectos de la globalización son palpables. Solo las calles más prominentes han sido asediadas por la misma razón por la que Madrid es una vez más un espejismo brillante bajo el sol. Mientras que los escaparates de la Gran Vía apestan a consumismo barato; todo lo que se necesita es mirar hacia arriba. En medio del cielo azul claro, Madrid recuerda a los viajeros que solo está representando un papel por un precio.


Como cualquier capital Europea, ella es la Gran Dama del país. Su representación más opulenta, algo común, ya que la mayoría de las repúblicas en Europa se dirigen hacia el centro. Madrid es la capital de España, un país diverso de naciones distintas, sin embargo, la ciudad en sí tiene una sensación sajona única, es distinta, y algo que ninguna de sus otras provincias mantiene. Entonces, se hace evidente que Madrid está impregnada por las alianzas austríacas que durante generaciones se tejieron entre las familias reales de ambos imperios.

A pesar de tener uno de los sistemas de transporte público más efectivos; Madrid se vive mejor a pie, ya que la mayoría de sus lugares de interés se esparcen cuidadosamente en el centro de la ciudad. El centro recibe atención y cuidados adicionales; como la cara de un anfitrión que te recibe en su casa.

Madrid no es tímida para darse indulgencias y, como anfitrión que ha viajado, muestra los botines encontrados a lo largo del camino. Hay algo de todas partes para todos; hasta un restaurante ruso junto a las chocolaterías más tradicionales. La ciudad posee todas las comodidades modernas y es subsidiada mórbidamente por un estado que la favorece como la hija favorita.

La ciudad guarda y saborea cuidadosamente su botín, y aunque los días de exceso y desperdicio están detrás. Lo que queda es una colección curada de solo lo mejor que valió la pena o pudo preservar. Se alienta a los viajeros a tomarse su tiempo, ser cuidadosos y agradecidos. Madrid recompensará con brisas y hermosas vistas a cada paso a cambio de ese respeto.